Inyecciones y fillers

Toxina Botulínica – Botox

Muchos de nuestros pacientes me comentan que no les gustan como las arrugas hacen que luzca su rostro, les agrega edad, en ocasiones muestra incluso una imagen de enfado derivado en especial de las líneas de expresión en la frente y alrededor de los ojos.

La toxina botulínica de tipo A es un producto biológico que tiene la propiedad de relajar los músculos de la zona donde es inyectada. Es justamente esta propiedad lo que hace que tenga un efecto sobre las líneas de expresión y arrugas faciales, ya que estas se producen por la acción de la contracción de los músculos en estas zonas que forman pliegues en la piel.

La inyección de toxina botulínica en dosis adecuadas y en manos experimentadas es un procedimiento seguro, de resultados rápidos y altamente efectivos.

La inyección de toxina botulínica cuando está correctamente aplicada no produce una parálisis completa de los músculos, atenúa su movimiento.

La toxina botulínica puede ser usada para tratar zonas de “arrugas dinámicas” es decir aquellas que se producen por ejemplo en el entrecejo o alrededor de los ojos solamente cuando forzamos un gesto, si se aplica correctamente ayuda a tutorizar estas zonas musculares de tal forma que los gestos no alteren la piel de estas zonas y las transformen en “arrugas estáticas o permanentes”. En el caso de este tipo de arrugas la toxina botulínica al relajar la musculatura de la que dependen las mismas, las atenúa hasta volverlas casi imperceptibles.

Ácido Hialuronico, Fillers y líneas de expresión

El ácido hialuronico es una sustancia que se encuentra presente en forma natural en muchos tejidos de nuestro organismo, tiene una gran capacidad para retener agua con lo cual aporta a la piel elasticidad e hidratación perdidas.

El ácido hialuronico está indicado para corregir pérdidas de volumen, como líneas de expresión muy marcadas en el entrecejo o las famosas “líneas de marioneta” que corresponden al surco nasogeniano, las líneas que se forman en los laterales de la boca hacia la nariz y que dan un aspecto de envejecimiento prematuro al rostro, pero que tienen su origen en la sonrisa habitual y en los movimientos propios de la boca, estos defectos se pueden corregir sin que la movilidad y la naturalidad de su sonrisa se vean afectados.

El ácido hialuronico también puede usarse para agregar volumen de forma muy sutil a ciertas zonas del rostro como por ejemplo los labios, evitando siempre el exceso ya que en esta zona el uso excesivo puede dar un aspecto poco natural no deseable para el paciente.

CONTACTO

Pablo Reyes Burneo
Tlfn: + 34 642 26 74 83
Email: info@pabloreyesotorrino.com

www.pabloreyesotorrino.com 2018